NUMERO 110 - setiembre

En el Arte también existen las historias de vida


Nació en Leiden, Holanda, en julio de 1606 y murió en Ámsterdam, en octubre de 1669.  Fue pintor y grabador. La Historia del arte lo considera como uno de los mayores maestros barrocos de la pintura y el grabado. [i]

El aporte de Rembrandt a la pintura coincide con lo que los historiadores han llamado la Edad de Oro holandesa, momento cumbre de la cultura, la ciencia, el comercio, poderío e influencia política del país.

Habiendo alcanzado el éxito en la juventud, sus últimos años estuvieron marcados por la tragedia personal y la ruina económica. Sus dibujos y pinturas fueron siempre muy populares, convirtiéndose en el maestro de todos los pintores holandeses.

     Entre los mayores logros creativos de Rembrandt, están los magistrales retratos que realizó para sus contemporáneos, sus autorretratos y sus ilustraciones de escenas bíblicas. Particularmente, en sus autorretratos, encontramos siempre la mirada humilde y sincera de un artista que trazó en ellos su propia biografía. Muchos de sus cuarenta autorretratos lo muestran con ropajes anticuados, o haciéndose muecas a sí mismo. Pero todos revelan la evolución desde el pintor exitoso de la década de 1630 hasta los sombríos retratos de su vejez, de enorme profundidad psicológica. Componen la imagen de un hombre que atravesó todos los estados posibles de la vida, y cuya expresión refleja las fuertes sacudidas que sufrió a lo largo de la misma, caracterizada por su intensidad.

.


          

El Autorretrato de 1628 o Autorretrato con cabello despeinado es uno de los primeros autorretratos del artista. Actualmente se encuentra en el Rijksmuseum. Data de 1628 y es un ejercicio en claroscuro


        

       Autorretrato con boina o cuello girado

 


                                       Autorretrato impresionante y de gran profundidad psicológica 

                                                                                 

       En 1634 contrajo matrimonio con su prima Saskia, una joven de buena familia. Su padre, era abogado y había sido alcalde de Leeuwarden. Ese mismo año, Rembrandt se convirtió en un miembro más de la burguesía de Ámsterdam, así como de la sociedad local de pintores.

En 1635 el joven matrimonio se mudó a su nueva casa, situada en el elegante barrio de Nieuwe Doelenstraat. En 1639 se volvieron a mudar a Jodenbreestraat, un floreciente barrio judío, aún más burgués. Pero, poco a poco, comenzaron a transitar continuas desgracias. Su primer hijo, Rumbartus, murió a los dos meses de su nacimiento, en 1635, y su hija Cornelia a las tres semanas de edad, en 1638. En 1640 el matrimonio tuvo otra hija, a la que también llamaron Cornelia, y que falleció al cabo de un mes. Sólo su cuarto hijo, Titus van Rijn (nacido en 1641) llegó a alcanzar la madurez.

Saskia falleció en 1642, al poco tiempo del parto de Titus, probablemente por tuberculosis.

Durante la enfermedad de Saskia contrataron a Geertje Dircx como niñera de Titus, que pasó a ser también otra amante del pintor.

          A fines de 1640, Rembrandt comenzó otra relación, con Hendrickje Stoffels, a quien había contratado como asistenta doméstica. Ella era treinta años más joven que él. Hendrickje se enamoró sinceramente de Rembrandt y le dio unos años intensamente felices. Incluso posó en reiteradas oportunidades como su modelo. Pero en 1654 el nacimiento de la hija de ambos, Cornelia (quien también llevó ese nombre al igual que las dos hijas del pintor anteriormente fallecidas), motivó el envío de una carta acusatoria por parte de su iglesia reformada, en la que se le incriminaba "haber cometido los actos de una prostituta con Rembrandt, el pintor". Habiéndolo admitido públicamente Hendrickje, fue excomulgada.

 

Rembrandt siempre vivió por encima de sus posibilidades, invirtiendo en arte y todo tipo de curiosidades. En 1656, para evitar declararse en bancarrota, tuvo que subastar gran parte de sus pinturas e incluso sus colecciones de antigüedades.

La lista de objetos vendidos se ha conservado, y da una idea de la gran cantidad de  posesiones materiales del pintor: dibujos y pinturas de los viejos maestros flamencos, bustos de emperadores romanos, fragmentos de armaduras japonesas, curiosidades traídas de Extremo Oriente, y colecciones de rarezas naturales y minerales.

Lamentablemente, los beneficios de estas ventas, realizadas entre 1657 y 1658, resultaron decepcionantes, de modo que en 1660 se vio obligado a vender su casa junto a su taller de grabado y mudarse a un apartamento más modesto en Rozengracht.

          En medio de todo lo que sucedía, la Sociedad de Pintores de Ámsterdam  consideró un escándalo la condición del artista, y adaptó sus reglamentos para que nadie que estuviera en una situación económica como la de Rembrandt pudiera comerciar como pintor. Para evitar esta medida, su hijo Titus, junto con Hendrickje, abrió su propio negocio de arte en 1660, y contrataron a  Rembrandt para que trabajara como empleado. Era  una forma de eludir a los acreedores para no pagar sus deudas.

Rembrandt sobrevivió tanto a Hendrickje —fallecida en 1663— como a su hijo Titus, que murió el 7 de septiembre de 1668, dejándole una nieta. El pintor murió un año después del fallecimiento de su hijo, el 4 de octubre de 1669, y fue enterrado en una tumba sin nombre en el Westerkerk de Ámsterdam.

A principios del siglo XX, algunos estudiosos estimaron la obra de Rembrandt en unas seiscientas pinturas, casi cuatrocientos grabados y cerca de dos mil dibujos. Fue un trabajador infatigable. Entre las características más notables de su obra se destacan el uso del claroscuro y el manejo escenográfico de la luz y de la sombra, fuertemente influido por Caravaggio. Su propio entorno familiar -su mujer Saskia, su hijo Titus, su amante Hendrickje- suelen aparecer de forma visible en sus pinturas, en ocasiones representando temas bíblicos, históricos o mitológicos.





[i]
El movimiento artístico Barroco abarcó todo el siglo XVII y comienzos del XVIII. Surgió en Italia  y se extendió por toda Europa Occidental –e incluso algunas colonias. Adquiere este término por lo recargado de sus composiciones. A su vez, se caracterizó por su estilo realista y el juego de claroscuros. No solo afectó a la pintura, sino también a distintas artes, como la literatura, la música o el teatro.

 

1

María José Goás es oriunda de La Plata. Se ha desempeñado como docente en Artes Visuales, Historia del Arte y Diseño Industrial en numerosas Instituciones de su ciudad natal y en el Atelier de las Artes que fundó en el año 1984. Por su actividad en Investigación, Gestión Cultural y Producciones Visuales interviene como colaboradora y panelista en Convenciones Nacionales e Internacionales desarrolladas en diversas Universidades del país. mariajosegoas@gmail.com